Nuestra Práctica

Una  buena práctica agrícola, da un resultado… es un fiel reflejo de la tierra de la que nace el vino con alma propia.

Practicamos  una agricultura respetuosa, con el medio y la utilización de los recursos tales como trabajo, energía, agua.

Controlamos  nuestros viñedos y vinificamos solo nuestras uvas, seguros  del manejo  agrícola coherente.

La uva debe reflejar las condiciones de la tierra, la añada y nuestra  gente  en su labor  de cultivo. La expresión de nuestra tierra tiene que estar reflejada en cada botella.

En  vinificación  la mano  del hombre en los procesos necesarios, siendo  cuidadosos  con los tiempos  sin apresuramientos…,la evolución  de un buen vino solo la da el tiempo con una  estabilización natural por el transcurso del tiempo y la sucesión de procesos físicos y químicos espontáneos, el control visual y organoléptico del potencial de oxidación y la limitación de la exposición del vino al aire, etc.

Los vinos se envasan en botellas de vidrio que se taponan con corcho natural.

Los Viñedos.

Todo el valle central de Tarija cuenta con un microclima maravilloso con  más de 300 días soleados a una altitud de 1860 msnm que dan una radiación magnífica  y una amplitud térmica que va desde las 12 a los 33 º  dando frutos de características excepcionales.

Según especialistas el principal beneficio que aporta la altura lo constituye el frío de la noche, que incrementa notablemente la acidez. Así la maduración, retardada gracias al frío nocturno, desarrolla su potencial en forma lenta y progresiva, elevando la acumulación de aromas y sabores en la uva.

Durante el día, por la cercanía del sol, la radiación es mayor, lo que ayuda a realizar mejor la fotosíntesis y a aumentar la coloración de los granos de uva. Además, con temperaturas diurnas que oscilan entre los 25 y 31º C no hay problema para alcanzar un grado alcohólico adecuado. El resultado son vinos que tienen “mucho de todo”: color, acidez, alcohol, aromas, sabor… en resumen… magníficos vinos.

Nuestra bodega cuenta con plantaciones propias en distintas zonas las cuales aportan cualidades muy bien definidas dependiendo de la tierra.

Es así que plantamos nuestras primeras vides en el Valle de Concepción a 25 km de Tarija, zona bendecida por Dios para producir uvas, bañadas por las aguas del Río Camacho en suelos francos.

En otra zona Santa Ana, lugar donde se encuentran de los más grandes viñedos de Tarija,  es nuestra nueva proyección vitivinícola donde nacen las plantas a orillas del Río Santa Ana en suelos totalmente arenosos.

Otra apuesta nuestra en la zona del Portillo suelos pobres donde las plantas sufren para dar sus mejores frutos y sale a relucir los otro tipo de potencialidades.

La Bodega.

Ubicada en la zona de Torrecillas, se erige nuestra bodega; lugar donde se funden mágicamente la historia de la familia con la producción y el esfuerzo de nuestra industria.

Acompañada por nuestra vieja casona, lugar mágico e histórico; nuestra bodega cuenta con dos ambientes, la parte antigua con un museo de antiguedades propias de la familia y una nueva ampliación que alberga el actual trabajo para producir nuestros vinos.

La bodega nueva cuenta con una producción actual de hasta 2.000 litros anuales, y tiene una capacidad real para xxxx litros; lo cual nos permitirá poder aumentar la oferta de nuestros productos a diferentes mercados nacionales e internacionales.

Además de contar con nuestro propio laboratorio y todas la condiciones que cumplen con los más altos estándares de calidad en la producción vitivinícola.